Lita Caribbean Food: Una promesa cumplida entre chile panameño y leche de coco

Emprender en tiempos de pandemia, una historia que se repite y que hace que sea digno de aplaudir a los valientes que dan el paso.

Ese es el caso de Lita Caribbean Food, un negocio de comidas caribeñas en La Ribera de Belén que abrió sus puertas el 6 de junio.

Ellos cuentan con un local en el que atienden a sus clientes (cuando Daniel Salas lo autoriza) aunque por las circunstancias actuales del Covid-19 en Costa Rica, el servicio express es una muy buena alternativa para poder probar sus recetas.

En el proyecto participan Diego Loaiza Sandoval y su esposa Liliana Campos Álvarez; él perdió su trabajo a final del 2019 y ella está desde abril temporalmente con su contrato laboral suspendido, lo que es sinónimo de estar sin su salario.

Les acompañan en la aventura de emprender Andrea Campos Álvarez (hermana de Liliana) y Wálter Vázquez, un educador que a causa de la epidemia perdió su trabajo.

El producto estrella de Lita Caribbean Food es el Rice & Beans, el que las personas pueden disfrutar en sus versiones acompañado de pollo caribeño, pescado, carne de res o vegetariano que incluye hongos Portobello salteados en aceite de coco y cebolla en salsa caribeña.

Además, en el menú hay alitas de pollo, costillas de cerdo, camarones, los infaltables patacones, patí, cocadas y para acompañar agua de sapo.

“Si es la primera vez que van a probar nuestra comida les recomendaría que prueben nuestro Rice & Beans con pollo y se enamoren de nuestra cuchara”, dijo Diego Loaiza.

Si desea visitarlos ellos están en la Ribera de Belén, 700 metros al oeste del Hotel Marriott, en Facebook los encuentran como https://www.facebook.com/Restaurante-LITA-Caribbean-Food-106457237639197/ y para el servicio express tienen el número 7176-5734.

Promesa cumplida

Diego Loaiza Sandoval aprendió el gusto por cocinar de su madre Rosa María “Lita” Sandoval. Ella trabajó por dos décadas en la cocina de una escuela y en vida soñó con que su hijo tuviera un negocio propio.

Dispuesto a cumplir con ese sueño analizó sus circunstancias, la muerte de su madre, su despido lo que lo llevó a emprender. Recuerda que la respuesta fue sencilla: Un negocio de comida.

Luego de analizar las opciones deciden alquilar un local, eso fue el 4 de marzo, y unos días después se oficializa la pandemia en el país, por lo que no pudo abrir. Reconoce que las circunstancias fueron duras, pero eso no minó su deseo de abrir el negocio.

“Pará mi el mayor aprendizaje de emprender es la perseverancia. Estamos en épocas muy difíciles y la economía muy dañada pero hay que resistir, porque cuando todo esto pase quienes perseveraron van a triunfar”, añadió el emprendedor y cocinero.

Como dato importante, la decisión de que el negocio fuese de comida caribeña es en honor a su madre. Ya en su familia tenían una receta de Rice & Beans que fue la clave para seguir adelante con el sueño.


Comments