El mundo de Noam: Nueva propuesta de cocina de autor en Rohrmoser

Detrás de un pequeño portón se encuentra “El mundo de Noam”, la casa de un chef belga de origen polaco que abrió sus puertas hace un mes a los amantes de la aventura y de experimentar los sabores de las cocinas gourmet del mundo.

Noam Kostucki es el nombre del responsable de crear platos creativos, únicos y que según dice nacen en su mente y se preparan una única vez para degustar el paladar de quienes aceptan entrar a su mundo, en Rohrmoser.

No hay recetas ni un menú determinado e incluso los invitados a la mesa de Noam no saben que van a comer hasta que tienen el plato frente a sus ojos. Ha logrado sorprender no solo a ticos sino a viajeros de Estados Unidos, Europa o Asia. 

Es una cita inusual porque la única información que tienen los comensales es que entre los platillos gourmet que degustarán hay mariscos, variedad de semillas y vegetales.

En su casa, no hay libros de recetas de cocina, pero sí el recuerdo de quienes le enseñaron y más aún despertaron su habilidad natural y gusto por el arte culinario. Él mismo ha escrito varios libros, pero sobre su propia experiencia preparando cada platillo. 

Desde pequeño, Noam absorbió el conocimiento de sus padres Béatrice Godlewicz y Willy Kostucki, quienes explotaron su parte artística e intelectual para descubrir en lo más simple la grandeza.  

“En mi mundo todo es diferente y todo es igual. De niño me dijeron que tenía que convertirme en un experto así que centré toda mi atención en crear magia y obras maestras en tantos campos diferentes como fuera posible”, señala el chef belga que llegó a Costa Rica hace seis años para quedarse.

Entrar a “El mundo de Noam”, en Rohrmoser es toparse de frente con el arte, pues en las paredes están los trazos de sus pinceladas que evocan a la naturaleza y al viaje.

Una aventura culinaria

En un amplio espacio de su casa tiene una gran mesa de madera donde sirve cinco o siete platillos gourmet a burbujas pequeñas, en eventos privados, siendo un máximo de 10 personas.

Noam atiende grupos pequeños, no solo para cumplir con los lineamientos establecidos ante la pandemia sino para dar exclusividad a los invitados, en su hogar.

Los que se sientan a su mesa deben reservar el espacio con anticipación, pues la preparación de los alimentos empieza hasta tres días antes de su llegada.

La cena dura unas tres horas y él solo se encarga de preparar lo que servirá en la gran mesa de madera.

Noam visualiza en su mente los platillos y las mezclas que hará. Luego comienza su propia aventura personal con la búsqueda de decenas de ingredientes muchos de ellos originarios de Asia y la India, tierras que conoce y más aún la forma en que preparan sus comidas. 

La elaboración de su exquisita comida contempla gran variedad de especies, tales como culantro, comino, anís de estrella, tomillo, chile, jengibre, y otros importados para potenciar el sabor de su comida.

Su cocina es abierta, no hay reglas. Es una cena gourmet entre amigos para conversar y por eso no pone música para que los que asistan disfruten la compañía y tengan los cinco sentidos concentrados en la comida. 

El deseo del chef es que la gente descubra con cada bocado lo que le gusta y potencia el sabor; así como continuar él sorprendiéndose con cada experiencia culinaria que prepara ahora en su nueva casa: “El mundo de Noam”.

Las personas interesadas en visitar la casa del chef, cuyo maestro ha sido la vida misma, puede reservar en el teléfono  7223-6697 o bien contactarlo mediante las redes sociales:

  • Sitio web:  www.hiradventure.com/rohrmoser
  • Instagram: @hirfinedining
  • Facebook: @hirfinedining

Comments