Cámara de Comercio Británica de Costa Rica insiste en su oposición ante proyecto que busca imponer estampillas o sellos fiscales a las bebidas alcohólicas

La Cámara de Comercio Británica de Costa Rica (BRITCHAM) manifiesta su preocupación y alza la voz ante el resurgimiento del proyecto de ley 20.961 de la Asamblea Legislativa, que reactiva el debate sobre la conveniencia de imponer estampillas o sellos fiscales a las bebidas alcohólicas comercializadas en el país.

“En BRITCHAM nos distinguimos por ser una voz activa en mejorar las capacidades que existen en el país para combatir la creciente problemática del mercado ilícito, situación que impacta negativamente al sector industrial y comercial, al Estado en su recaudación fiscal y principalmente a los consumidores y familias costarricenses, sin embargo consideramos que, los mecanismos como los que se proponen en este proyecto de ley 20.961, que implican el uso de estampillado, no solucionan los problemas de evasión, contrabando, falsificación, adulteración o producción artesanal de bebidas alcohólicas sin verificación sanitaria”. Comentó José Pablo Brenes, Director

Ejecutivo de BRITCHAM. De acuerdo con la Cámara, las causas que generan el mercado ilícito de alcohol en Costa Rica y en muchos otros países del mundo, son diversas y complejas, por lo tanto, las estrategias para frenar su avance deben ser profundamente estudiadas previamente para tener un resultado eficaz.

“El colocar etiquetas en los productos generaría un alto costo para la industria, misma que es fuente de empleo y genera riqueza al país, sin dejar de lado el costo de implementación que tendría que asumir el Estado para la ejecución de dicho sistema”. Añadió Brenes.

Al analizar la problemática de la informalidad tanto nacional como internacionalmente, se ha demostrado que quienes deseen comercializar bebidas de forma ilegal pueden “copiar los sellos o estampillas”, legitimando bebidas que son ilegales.

“Por ejemplo, exponemos el caso de los sellos de seguridad que se colocan en la zona Golfito desde el año 2019, donde los fabricantes e importadores de bebidas alcohólicas deben utilizar sellos de seguridad o estampillas en sus productos, sin haber obtenido hasta la fecha una disminución clara del comercio ilícito”.

Es por esta razón que para ésta cámara y sus agremiados, es preocupante que se apruebe una ley que obligue al Ministerio de Hacienda a imponer un sistema que por sí solo no constituye una herramienta para lograr la disminución del comercio ilegal, además, no cuenta con un análisis claro de costoefectividad y por último, debería ser revisado tomando en cuenta el impacto en el comercio internacional.

“Las estampillas fiscales complejizan la logística en la cadena de suministros, encarecen los productos legales y afecta a la industria formal de bebidas alcohólicas que si paga impuestos, es por esto que compartimos la preocupación del Estado por erradicar el comercio ilícito de bebidas alcohólicas, por lo que le solicitamos respetuosamente a los entes reguladores, que fortalezcan el diálogo con el sector privado para construir soluciones holísticas y adaptadas a la problemática local; así mismo, es fundamental robustecer la vigilancia y la fiscalización que se ha venido ejecutando desde la Policía de Control Fiscal, para asegurar el cumplimiento de las leyes y garantizar que todo proceso o control administrativo que se implemente en Costa Rica sea efectivo”. Concluyó José Pablo Brenes.

Carga de impuestos le saldrían caro al país Otro proyecto de Ley que preocupa a los representantes de BRITCHAM, es el publicado en el expediente #21658, que busca regular a los vapeadores y cigarrillos electrónicos, especialmente el impuesto de 40% que pretende gravar a estos productos y sus insumos.

De acuerdo con BRITCHAM la nueva carga de impuestos propuesta para estos productos podría generar un “mercado informal”, que además de poner en riesgo la vida del consumidor final, afectaría directamente al sector importador que genera puestos de trabajo, con la posibilidad de cierre de negocios y cadenas de venta que se generan actualmente gracias a estos productos.

El sector importador de vapeadores y licores genera riqueza a nuestro país y ambos se podrían ver altamente afectados con el alza en los costos que se puede vislumbrar en el horizonte político y económico nacional; “Desde BRITCHAM queremos apoyar la lucha contra el mercado ilegal, es por ello que invitamos a las autoridades a que fortalezcamos el diálogo para coadyuvar en la construcción de propuestas de regulación que fortalezcan al sector formal y disminuyan el gasto público”.

Ambos proyectos de Ley se encuentran en proceso de aprobación en la Asamblea Legislativa y Ministerio de Hacienda, para luego ser sometido a discusión y su posterior aprobación. 


Comments