Jorge Rausch: “En MasterChef juzgamos la comida, nunca a las personas”

El Sartén Caliente entrevistó al mediático chef colombiano en su más reciente visita a Costa Rica

La primera impresión al estar junto a Jorge Rausch es que se trata de un chef muy serio. Pero basta conversar con él un minuto para descubrir que es un gran conversador y apasionado de la cocina y defensor de los pescadores artesanales.

Además muchos lo identificarán al vuelo como uno de los jueces del programa MasterChef Colombia.

Con él hay muchos temas para una plática, pero hay tres pilares que no se pueden pasar por alto en esta su más reciente visita a Costa Rica: Su trabajo como juez del reality show en su versión colombiana, el nuevo menú de su restaurante Kitchen by Rausch Bistró y su lucha contra el pez león.

Un programa para la familia

Cuál es el éxito de la favorable recepción de la versión colombiana de MasterChef, el chef y juez considera que es un programa que disfruta toda la familia, que tiene emociones, drama y desde luego mucho contenido gastronómico.

“En MasterChef siempre se juzga la comida, nunca a las personas. Queremos que los concursantes mejoren y sí soy muy exigente en mis cocinas porque tengo gran responsabilidad con mis comensales y ese es parte del éxito del programa”, afirmó el suramericano a El Sartén Caliente.

A Rausch se le ve serio y muy exigente con los participantes del programa. Lejos de ser una postura o una especie de personaje de juez malvado, él aseguró que solo se muestra tal cual es siempre.

“Como juez no muestro un personaje, no tengo que aprenderme un libreto. A los jurados nunca nos dicen si debemos ser suaves o no”, explicó.

Anterior a este reality el chef ya gozaba del reconocimiento de los medios y los comensales. Es copropietario junto a su hermano Mark de una decena de restaurantes dentro y fuera de Colombia incluído Criterión, considerado uno de los mejores de toda Latinoamérica.

También es autor de libros de cocina y anteriormente tuvo su propio programa de elaboración de recetas de cocina.

No obstante reconoce que lo hecho en MasterChef llevó su nombre a muchos otros lugares de habla hispana.

Sus calificaciones son usualmente materia diaria de críticas en redes sociales entre los televidentes de Colombia. Allá el show se transmite a diario en televisión abierta, pero él aprendió a convivir con eso.

Más importante aún resultó para este chef el aporte del programa a la sociedad.

“Está demostrado que en los países en que se presenta MasterChef en la televisión abierta hay cambios medibles en la alimentación de los televidentes. En el programa se enseña a comer de forma balanceada con las porciones indicadas…las enseñanzas son enormes”, enfarizó.

Un menú renovado

En enero del 2014 Jorge Rausch comenzó formalmente una aventura de nombre Kitchen by Rausch, la punta de lanza de su aporte a la cocina de autor en Costa Rica. Este restaurante se estableció en el Hotel Sheraton, en Escazú.

Con el paso del tiempo llegaron algunas modificaciones, todo parte de un proceso de ajuste de su propuesta en tiquicia. Una muestra de esas novedades es el lanzamiento de una nueva carta en lo que llama Kitchen By Rausch Bistró, con un salón más sobrio y otro más casual.

“Cuando vamos a nuevos países tenemos que explorar para aprender los gustos y eso toma un tiempo, estamos entendiendo qué comida les gusta. La gente en Costa Rica claramente se va a acostumbrando a la comida de autor”, añadió.

Su visión para Kitchen By Rausch es una comida tipo bistró, más informal y la nueva carta tiene nuevos platos, algunos salidos del mismo Criterión.

Él busca opciones que llamen la atención del comensal, que los mantenga interesados en volver y probar más.

Las novedades incluye la ensalada de arúgula, queso burrata y melón; las flautas de asado de tira con crema agria; macarrones con estofado de res a la cerveza y espinacas salteadas (libre de gluten); risotto de langostinos y eneldo; Rib eye con papas caseras y salsa de vino tinto (USDA Choice) y el postre de crema Namelaka con bananos y crocante de almendra, por mencionar algunos.

Este chef viaja varias veces al año a tiquicia para seguir de cerca el trabajo que se realiza en Kitchen By Rausch Bistró, de esa manera se asegura que la filosofía de los hermanos Rausch esté presente en cada plato que se sirve.

La presentación oficial de la nueva carta es el jueves 17 de setiembre, con la participación del propio Jorge Rausch.

La expectativa de este amante de la buena cocina es que la gente se enamore tanto como él de la buena gastronomía.

Duro contra el pez león

Como si su trabajo no fuera ya muy amplio, este suramericano es un importantísimo abanderado en Colombia en la lucha contra el pez león. Esta especie es una amenaza para los peces nativos de la costa Atlántica.

Rausch no es de lo que se sienta de pierna cruzada a esperar que el Gobierno le llegue a ofrecer apoyo para esta lucha. Él usa sus áreas de conocimiento e influencia para llevar acciones concretas.

Como ya era una figura pública aprovechó esa exposición para decir a su país que era necesario hacer algo contra este pez que se come a otros peces y no tiene depredadores naturales en el Caribe.

También es un impulsor para crear una cadena de abastecimiento que beneficie a los pescadores artesanales y les permite vender, sin intermediarios, este pez a tiendas de abarrotes y restaurantes.

Otro campo de trabajo fue enseñar que son muchas las recetas que se elaboran con este pez, incluso dedicó un libro de cocina completo para complir con este objetivo.

Además es parte de una campaña para informar de esta deliciosa amenaza y ofrecer alternativas a los pescadores artesanales para cazar bajo el mar.

“Lo que tratamos de hacer es un modelo de trabajo para el beneficio de causas sociales. Mi trabajo es hacer que la gente entienda que el pez león es una plaga y comerlo ayuda al medioambiente”, dijo.

Como fruto de este encadenamiento de personas en torno a este tema ya logró sumar a la fundación del presidente Clinton e instituciones estatales. Además la campaña publicitaria contra este pez invasor logró el reconocimiento internacional.

Está feliz de ver que hay logros, pero para nada siente que el trabajo está hecho del todo. Para él aún es mucho lo que se debe hacer.

En medio de tanto trabajo en frentes tan distintos, el chef Jorge Rausch confía en que sea visible que es una persona cuyos actos son consecuentes con sus palabras.

Ayudar a otros a surgir, enamorar a las personas de la gastronomía y acudir a ingredientes autóctonos son sin duda valores que confían sean su aporte como profesional a la sociedad.

 


Comments