Empanadas josefinas: Tres opciones de las muchas que nos da la capital

Es una salva tandas para cuando se requiere llenar la panza y el tiempo es poco, un manjar para los que no le tenemos miedo al aceite, un lienzo en blanco para los creativos de la cocina y uno de los elementos en común a todos los países de habla hispana: Sí señores hablamos de la empanada.

¿Sabían que se dice que su origen proviene de la palabra “empanar” que es encerrar algo (unos trozos de chicharrón, carne, picadillo de papa, etc) en una masa o pan para cocinarlo al horno? 

Eso tiene gran lógica porque una vez que llegados los españoles y del encuentro (o choque, como guste) se mezclaron las tradiciones españolas y el maíz del nuevo continente.

Por eso es que tenemos empanadas como las comemos en Costa Rica, hechas de masa de maíz o bien las argentinas que se hacen con la harina del trigo y bien son fritas, pero podrían ser al horno.

Bueno, a lo que veníamos que esto no es clase de historia: La empanada.

San José tiene lugares de sobra para comerse una empanada, con poco tiempo, con tiempo de sobra, de “a parado”, o bien para llevar y hoy les comparto tres lugares sin ningún ranquin o atribuirles que son los mejores etc., solo tres recomendaciones a partir de un antojo.

Todo comenzó porque dejé el carro en un parqueo en San José y al frente estaba un negocio con un nombre muy sugestivo: El palacio de la empanada. Lo demás es historia y antojo.

El Frontón

Al parecer la historia los respalda como uno de los lugares que mencionar si se va a buscar una empanada en San José. En sus locales se lee que están haciendo este manjar desde 1948 y que sus fundadores son los hermanos Madrigal Mathieu.

Local de Goicoechea.

Yo soy cliente reciente del local de Goicoechea, muy cerca de los tribunales (250 metros al oeste). Para esta nota compré y probé tres opciones: Queso, carne mexicana y frijoles con chorizo.

¿Qué tienen que pueda hacerlas tan populares? A juicio de sartenista lo primero es que te las preparan al momento. No hay urnas donde estén bajo un bombillo y sepa Carlos Alvarado cuándo las hicieron. 

Su relleno es abundante, de hecho, con la de frijoles con chorizo tuve que tener mucho cuidado porque se desbordaba por todas partes.

La masa tiene sabor y es delgada, para mi eso cuenta, porque algunas son como de un centímetro o más de grosos por lo que uno come más masa que relleno.

No hay que dejar pasar por alto que tienen una amplia variedad, como de chicharrón, frijoles con queso mozzarella, papa, frijolitos, chicharrón con queso mozzarella o posta de cerdo, por mencionar algunas.

Los precios van, según el menú de WhatsApp, desde los ¢800 a los ¢1300 y si la desea arreglada se le cobra un extra de ¢300.

Hay que considerar que solo aceptan efectivo o pagos con Sinpe móvil. Abren de lunes a viernes desde las 9:30 am y hasta las 10 pm. Sábados y domingo cierran a las 9 pm. Tienen exprés y se puede pedir al número8938-6305, en Facebook los encuentran como Empanadas El Frontón.

Q`Empanadas

Esta recomendación me la hizo mi amiga Glory desde Estados Unidos, por lo que siendo una tica que extraña cosas ricas de su país, pensé que merecía la pena darle una oportunidad.

Local de San José, al lado de Chelles (RIP).

Están en San José, calle 9, pero si a usted como a mi eso no le dice nada, están a la par del hoy extinto Chelles.

Es un local sin mesas, solo un par de barras por si usted desea comérselas de pie. El menú tiene precios de ¢850 y ¢950 y si la desea arreglada cualquiera vale ¢1.150.

Son 10 opciones de relleno, algunas muy disruptivas como la de Gallo Pinto y clásicas como la de frijol. Para mi primera visita le aposté a la de queso-frijol, la de papa y de cerdo en salsa.

Su masa es delgadita, punto a su favor. El relleno es apropiado, se siente bien y están bien cocidas.

En el lugar se puede pagar con tarjeta de crédito y en las barras que les comentaba que tienen para poder comérsela en el lugar tienen chileras por si lo suyo es que le pique.

Ellos si tienen las empanadas ya preparadas con anticipación en urnas con control de temperatura. 

De las que probé mi favorita fue la de frijol con queso y en casa con buen chile hizo la experiencia maravillosa.

En redes los encuentran como Q`Empanada y por lo que leí ya tienen otros dos locales.

El Palacio de la Empanada

Debo decir que solo por el nombre este lugar tenía que estar en la lista. Yo me dije que, si tienen la seguridad de llamar a su local El Palacio de la Empanada, es porque están muy seguro de su oferta, sabor y producto.

Al llegar me enteré que es un restaurante colombiano, por ende, sus empanadas serían de tradición colombiana, lo cuál no es ningún problema porque me parecen deliciosas.

Me llevé algunas sorpresas. La primera es que solo tenían un tipo de empanada, la de papa con carne. Yo de un palacio de este manjar esperaría más variedad. Lo segundo, que realmente no es una comida que tuvieran destacado en su menú, por lo que solo eso estaba disponible en esta categoría, lo demás eran bandeja paisa, papa rellena, etc.

La empanada estaba rica, con abundante relleno. Algo tiene la manera colombiana de hacerlas que su masa sabe distinto, y siempre llama la atención que son muy amarillas.

Ellos se encuentran 200 metros al sur de la esquina noroeste del Banco Popular, oficinas centrales.

Del sabor no hay quejas, es lo que se espera de una empanada colombiana (ya tendremos que hacer una entrada exclusiva de estas), solo que yo me entusiasmé mucho por el nombre y mi expectativa no se cumplió.

Si tienen recomendaciones de otros lugares para comer empanadas memorables, por favor no duden en hacernos llegar sus comentarios y sugerencias.

¡¡¡Provecho!!!


Comments