El ingenio tecnológico al servicio de una copa entre amigos

La pandemia apesta. Dicho lo anterior no profundizaré en todo lo que esta situación nos quitó, porque eso es llover sobre mojado.

Lo que quiero es algo que incluso podría ser como descubrir el agua tibia. Qué tal si ahora que hacemos noche de traguitos virtuales, noche de copas digitales, pues las seguimos haciendo y desbloqueamos un nuevo nivel: Creamos experiencias compartidas.

Tan sencillo como que dos o más amigos (familiares, amantes, novios, compañeros, parejas o FB) compren una misma botella de vino y se dispongan a disfrutarla en esa noche de copas vía zoom, teams o su plataforma predilecta.

El vino se presta mucho para eso, porque es una bebida encantadora una vez que se le toma el gusto. Además, nos ofrece una experiencia con nuestros sentidos.

No les voy a decir que hagamos una cata virtual, yo no soy un experto ni menos sommelier. Pero si les puedo recomendar algunas preguntas que pueden hacerse en la videollamada para disfrutar la experiencia.

¿De qué color dirías que es este vino?

¿Al acercarlo a la nariz te recuerda algún aroma en tu memoria?

¿Al probarlo te despierta algún recuerdo, algún aroma o sensación en la boca?

Y desde luego lo que sigue es disfrutarlo hasta que se acabe.


Muy importante, un vino siempre se puede acompañar con algo de comer y la experiencia mejora.

Le pedí ayuda a Valentín Quintana de Colección Gourmet, para que me recomiende tres vinos que podamos usar como punto de partida y darle marcha a la idea.

El primero es un Cabernet Sauvignon de la bodega La Íride etiqueta Plata, se acompaña muy bien con quesos duros, un corte de carne roja a la parrilla o incluso un atún a la parrilla. También podemos disfrutar de una forma más sencilla con unos frutos secos, chocolate o un helado.

Se recomienda servir entre 17-18 grados Celcius.

El Perro Callejero

La segunda recomendación de Valentín recibe un nombre simpático: Perro Callejero. Es un vino que se elabora mezclando tres tipos diferentes de uva Malbec.

Este es un vino que yo recomendaría para alguien que sabe que sí le gusta el vino. No tanto para alguien que va a probar un tinto por primera vez.

La recomendación de Colección Gourmet es disfrutarlo entre los 16 y 18 grados Celsius y que lo abran una hora antes de beberlo.

Es un vino que va a acompañar muy bien al jamón serrano, el chorizo y salchichón español, el fuet, las carnes rojas que pasaron por el fuego o bien solo para sentarse y desde zoom escuchar a ese amigo al que tanto extrañamos abrazar y que el Coronavirus nos lo impide.

Vivan las burbujas

No todos disfrutamos el vino tinto. Eso no significa que no hay un vino para nosotros.

Muchas veces la respuesta es un vino rosado dulce o al menos ligeramente dulce.

En esta lista ese campo lo ocupa el Moscatino, un vino de uva moscato espumante de Argentina

Al beberlo algunos dicen que sienten aromas a fruta fresca o miel. Tiene una cantidad importante de azúcar que se forma durante su elaboración y eso lo hace muy fácil de beber.

Algo que me encanta es que usted se lo puede tomar en una copa flauta, pero mejor aún en una copa de vino normal y la temperatura puede ser de unos 7 grados e incluso le pueden agregar hielo.

Es el vino ideal para un postre o incluso quesos suaves como el brie.

El resto es solo disfrutar y asegurarse que en ambos lados de la llamada la botella quede vacía.

Si desean probar estos vinos pueden contactarse muy fácil con Colección Gourmet vía Instagram @colecciongourmet y coordinar mediante un sistema de envío que les hagan llegar alguna de estas o bien las tres botellas recomendadas.

Los precios van desde los ¢11.000 a los ¢18.000 y desde luego que la oferta de productos es mucho más amplia.


Comments