¿Busca tamales?: Tres recomendaciones con Aserrí como protagonista

Les cuento de tres tamaleras de Aserrí, opciones para quienes buscan tamales para estas fiestas de fin de año pero o no pueden o quieren cocinarlos.

No se trata de un ranking donde la idea es definir cuál es el mejor, etc, solo una lista de tres recomendaciones que probamos personalmente.

Tamalera La Flor

Fue la única de las tres que visitamos para comprar tamales a la que llegamos por recomendación de una hija del cantón de Aserrí.

Algo que nos dejó muy en claro doña Flor cuando llamamos a preguntar si estaban abiertos este lunes 30 de noviembre es que ella abre de domingo a domingo, de 7 a 7.

Dicho lo anterior, el negocio de ella es exclusivo de tamales y todos los días tiene para el público el popular tamal de cerdo, a un valor de ¢1.000 la piña.

Al probarlo (de regreso en la casa) uno nota que la masa tiene buen sabor, eso es importante incluso elemental. Al destapar el tamal uno descubre que estos tienen zanahoria, chile dulce y en su interior un trozo de carne de cerdo, arroz y todo el amor de doña Flor.

Esta tamalera también puede preparar las versiones de pollo o frijoles que otras personas piden, solo que se deben ordenar con anticipación de un par de días y en cantidades que superan los 12. 

Adicionalmente, ella vende masa preparada, manteca de cerdo, servicio de molino de maíz y hojas para tamales. El teléfono es 2230-3939 y en Facebook aparece como Tamalera La Flor.

Tamalera Tamal Rico

De las tres que visité es la más “industrializada” por decirlo de alguna manera. Cuenta con un local que se nota que es su planta de producción.

Tras tocar el timbre del lugar aparece un colaborador de la tamalera para tomar la orden. En el menú ofrecen de manera permanente el tradicional tamal de cerdo (el básico como también le llaman ellos), por un precio de ¢950 la piña. Luego tienen dos opciones especiales: El especial de cerdo y el de pollo, el precio es de ¢1250 la piña..

Yo como antojado por todos los tiempos pedí el especial de cerdo. Si se hacen la pregunta de ¿qué los hace especiales? Calma pueblo que yo mismo me lo pregunté y me explicaron que trae el doble de carne de  cerdo, más masa y algunos ingredientes extra.

Ya en casa, y acompañado de una jarra de café negrito como la conciencia de algunos políticos, descubrí que sí es un poquito más grande. Que su promesa de traer más carne se cumple, además de la zanahoria y el arroz, este también tiene guisantes y garbanzos.

La masa en este ejemplar aserriceño era algo distinta, su sabor era más sencillo, se nota que son un poco más lo que les decía de previo “industrializados”, eso o los de doña Flor están mejores.

Adicionalmente por encargo puede comparar en Tamal Rico tamal de  frijoles molidos, mini tamales, tamal jumbo (de 1 kilo y 4 trozos de carne), tamal de arroz con leche o con ingredientes especiales como vainica, papa, huevo, aceitunas, ciruelas, pasas, alcaparras y otras abominaciones que no se le deben poner a un tamal.

Otros productos que se encuentran a la venta, si desea cocinar en casa son hojas, masa, las carnes, la manteca de cerdo, pabilo y vegetales.

Abren de lunes a viernes, de 7 am a 6 pm y sábados de 8 am a 2 pm, teléfono 2230-4450 y en Facebook aparecen como https://www.facebook.com/tamalricomyh.aserri

Tamalera Manuel Corrales

Un descubrimiento exitoso, un tamal de buen sabor en la masa y eso es vital. En cuanto al contenido, parece que las tamaleras se pusieran de acuerdo porque estos también tienen una rebanada de zanahoria, arroz, carne y una juliana de chile dulce.

El precio fue sin duda el mejor de los tres. Por ¢700 es una opción que vale la pena considerar.

Ellos buscan que se combine un tamal a buen precio con una elaboración solo con ingredientes naturales, nada de sazonadores artificiales. Así que si le sabe bueno, es porque está bien sazonado.

Algo bueno es que tienen para pasar en cualquier momento, claro a menos que sean 4.000, ahí es mejor pedirlos con anticipación.

Cuando los visité me generó mucha nostalgia que me regalaron un calendario 2021, una tradición que yo creía perdida. Eso me habla de lo auténtico, tradicional de este y otros lugares como Doña Flor.

A ellos los encuentra al teléfono 8502-9988, 2230-0687 y en Facebook como https://www.facebook.com/tamaleramanuelcorrales

Opinión políticamente incorrecta

Hay dos temas con los que me suelo poner pesado y lo sé. Uno es el gallo pinto y el otro son los tamales.

Yo tengo orgullosamente una familia guanacasteca, mi madre es una hija de Liberia y por ende todo este legado familiar me permitió conocer y hacer propio la cultura gastronómica de la gran Guanacaste.

Por eso es que para mi los tamales que se elaboran en el Valle Central y gran parte del país no son tamales que me suelen atraer. 

Lo primero, los guanacos son enormes, con cantidades mucho mayores de ingredientes, con pipian (una masa interna en el tamal que es de color rojo gracias al achiote), con posta y tocino de cerdo y jamás de los jamaces se harían con masa mezclada con papa.

Por todo lo anterior es que cuando destapo un tamal de estos más vallecentralistas los siento tan pequeños y con pocos ingredientes.

Además

Un dato curioso a propósito de la popularidad de la “industria” tamalera de Aserrí. En el 2006 se realizó lo que en su momento fue el tamal más grande del país. 

Este pesó más de 150 kilogramos y se realizó en la tamalera Arley Navarro. En ese momento se emplearon 20 kilos de carne y masa, 30 kilos de hojas para tamales y 10 kilos de zanahoria, arroz, papa y tocino.

Con esta delicia se le compartió tamal a unos 700 entusiastas de esta comida popular.


Comments