Mojadito es más rico

Opciones de comidas que llegan a la mesa dentro de una salsa muy tentadora

Por alguna razón los ticos venimos con un defecto de fábrica, o al rato somos los de Cartago los que somos así, pero lo cierto es que nos encanta comer alimentos que vengan en una salsa en la que podamos mojar el pan o mezclarlo con arroz.

De seguro estará afirmando con la cabeza mientras se acuerda de la última vez que tomó un pedacito de pan y lo mojó en la salsa de alguna pasta, aunque su pareja lo veía feo pensando en el qué dirán.

Para todos los que levantaron la mano y como yo piensan que mojadito es más rico les traigo tres opciones de gastronomías muy distintas pero que el resultado final es buenísimo: Una comida memorable.

La cocina mexicana hecha en Guadalajara tiene un plato del que los tapatíos están muy orgullosos: Las tortas ahogadas. La clave es el pan porque no es el mismo que conocemos que se usa para las famosas tortas del Chavo.

Es un tipo de pan con una consistencia mayor, es duro por fuera y tiene un saborcito ligeramente agrio. Se sirve en un plato, se parte a la mitad, se rellena de carnitas o lo que es lo mismo unas jugosas carnes de cerdo, luego se baña en una salsa de tomate con chile y el toque final es que se le pone cebolla en abundancia.

En Guadalajara se les consigue como aquí se compran salchipapas o caldosas, pero en Costa Rica de momento solo las he visto en el restaurante SantoKatrin, en Multiplaza de Escazú. Si conocen otro mexicano que las haga me cuentan.

Los italianos del norte también saben comer mojadito, en la región del Piemonte hacen un plato que se llama baña cauda. Estoy seguro que cuando les detalle los ingredientes van a pensar que algo está mal con las personas que inventaron esta receta, pero no saben la delicia.

Es una salsa hecha a base de leche, hasta ahí todo bien, luego se usan filetes de anchoas que son unos peces pequeñitos, muy salados y algunos dicen que muy olorosas (si usted disfrutó de carajillo de Bob Esponja sabrá de eso).

 

Luego lleva ajos, crema dulce y alguno que otro secreto de cada cocinero. Aunque suene dificil de creer el resultado es una crema que se pone en la mesa caliente, y al lado te sirven trozos de hongos (no alucinogenos) verduras como cebolla, zanahoria o bien trozos de pan. La idea es tomar un pincho, ponerle un trozo de vegetales o pan, hundirlo en la baña cauda y comerlo bien mojadito.

Este es un plato que estoy casi seguro que solo van a encontrar en Casa Piemonte, restaurante italiano de barrio Escalante, 400 metros al norte del Centro Cultural Costarricense Norteamericano.

Abren de lunes a viernes del mediodía a las 3 p. m. y de las 6 p. m. a las 10:30 p. m., los sábados en jornada continua de 12 mediodía a las 10:30 p. m. Teléfono para información y reservaciones: 2234-0672

Este viaje por unas recetas donde la ciencia es tener una buena salsa, ojalá con alguna carnita, para mojarla en pan o arroz nos lleva hasta la India y su famoso Butter Chicken. El plato se elabora con trozos de pollo, una carne que casi todos comemos.

Luego se prepara a fuego muy lento con tomates para hacer un curry, que nuevamente les recuerdo que es condimentado pero no tiene que asociarse automáticamente con algo picante. El sabor de esa salsa es espectacular, y además lleva semillas de marañón y fenogreco, una planta del mediterráneo que además de un buen sabor aporta muchos beneficios.

El toque final es el arroz de jazmín, una variedad que es más larga que el que usamos acá patra el gallo pinto, y que se dice que tiene un aroma a nueces tostadas. Cuansdo usted moja el arroz con el butter chicken aquello es una explosión de sabor.

Dónde comer este plato: En mi favorito de la cocina india Naans & Curries, hay en Momentum Pinares y Curridabat y abren todos los días desde las 12.


Comments