Cuando la comida nos muestra su lado indeciso

Tres comidas para disfrutar mientras decidimos si es dulce o salada, desayuno o almuerzo, pastel o pizza

En la vida nos vamos encontrando con la necesidad irremediable de tomar decisiones. Decidir si entro a una U pública o privada, si estudio lo que me da la gana o lo que mis papás quieren incluso si vamos a un motel en taxi, caminando o le pedimos prestado el carro a alguien.

Bueno, en el mundo de la gastronomía, según este sartenista, también hay comida indecisa. A qué me refiero, a que puede interpretarse de formas diferentes. Ya parezco político, todo lo enredo, pero mejor vamos a lo práctico.

Por ejemplo, ¿alguna vez escucharon hablar del sandwich Monte Cristo? Es un emparedado que lleva en su interior queso y jamón, se remoja con huevo y se lleva a la plancha. Eso le da una cobertura muy singular.

Hasta ese punto diríamos que es una receta salada, pero, aún falta incluir una salsa de fresas que se le pondrá por encima y es donde uno no sabe si es salado o dulce.

Lo cierto es que en The Whisk pueden probarlo todos los sábados, como parte del brunch de esta cafetería de productos artesanales de verdad. Ellos están en Zapote, De la Universidad Veritas 175 Noroeste, 75 Sur, a mano izquierda Puerta Roja. O del Parque los Mangos 50 al Norte. Teléfono 2283-3849.

Otro caso de comida indecisa: El dim sum.

Se trata de unos bocadillos de tradición culinaria cantonesa. Se caracteriza porque se preparan al vapor, muchas veces con una pasta de arroz y se rellenan de vegetales, carnes, mariscos y un largo etcétera.

El tema es que es una alternativa que se usa como desayuno en China, Hong Kong, pero aquí como que no nos decidimos y somos más dados a que sea para la cena o el almuerzo, quizás porque para los ticos algo con carne o mariscos no rima con desayuno.

Un lugar donde la oferta de dim sum es muy amplia es Wong’s, 75 al este del Más x Menos de Cuesta de Moras, al costado norte de la Plaza de la Democracia. Abre todos los días, del mediodía como hasta las 2 de la mañana.

Para ponerle punto final, invitamos a este post a la famosa (al menos en Chicago) Deep-Dish Pizza.

Yo digo que este caso es el de un pastel que quería ser pizza. Por qué mi afirmación, porque es una base gruesa, como la de los Pies de manzana o limón. Luego en el interior la rellenaron con capas de queso, más pasta y más queso y salsa.

Incluso tiene sus similitudes con la lasaña en eso de las capas, los ingredientes y la salsa de tomate.Lo cierto es que si se disfrutan los carbos, la pizza y el tomate en salsa este plato es buenísimo. Y si quieren probarla pueden ir a Picola Pizza Pub, Escazú centro del Banco Nacional 300 metros norte en el centro comercial Plaza Real. Un local sencillo, donde no les van a dar un golpe duro en la billetera.

 


Comments