Restaurante Albero: Donde cada colón que se paga es bien recompensado

El restaurante español se encuentra en Curridabat y lo atienden sus dos propietarios

El sábado anterior estuve en una fiesta muy especial para mi amiga Cali (los amigos son una bendición). Ahí tuve tiempo de conversar con Rebeca y su esposo; como suele pasarme con frecuencia, la conversación terminó en el campo de la gastronomía.

Uno de los temas, quizás el mejor de esa plática, fue la comida con precio honesto. La idea en resumen es: un plato de comida o un restaurante donde te cobran un precio y que lo que se recibe es justo o bueno ya sea por el sabor y la porción. Hay un equilibrio entre ambas partes y puede ser incluso que el precio sea alto, pero la calidad, sabor y cantidad es justa, y uno siente que bien vale lo que se paga.

Bueno y por qué todo este cuento, porque me estoy enamorando del restaurante español Albero Fast Good, un lugar con un precio honesto de verdad.

Lo conocí por sugerencia de mi esposa, en una noche de esas en que no se sabe dónde ir. Fuimos, pedimos unos callos a la andaluza. Inicialmente el precio del menú me parecía caro, pero nada más lejos de la realidad.

Según yo era solo para mí y mi esposa pediría otra cosa. Pero cuando ordenamos el plato Juancito, su chef y propietario, me dijo que no pidiéramos nada más. Esto porque es tal cantidad de comida que muchas veces comen hasta tres o bien hay que pedir que lo empaquen para llevar.

Y no fue cuento, era una olla y más bien luego de todo lo que comimos nos pareció un excelente negocio; en otras palabras, un precio muy honesto. Y ni qué decir de su sabor, tenía un sazón exquisito, tanto que mi esposa que no es muy fanática del mondongo lo probó y le encantó.

El domingo, luego de ir a la iglesia, estábamos en busca de un lugar para almorzar. Yo recordé que en Albero solo los viernes y domingos hay paella. Así que llamamos a reservar (porque se acaba muy rápido) para dos.

Para no hacerles el cuento largo, era una paella de mariscos con mejillones, pescado, camarones, calamares y alguno que otro toque de sazón propio de Juancito.

Cuando él me explicó que el precio del plato era de ¢5.500, tuve que preguntar dos veces porque pensé que escuché mal a la primera. Quien sabe de paellas entenderá de una vez que es un super precio; una vez más aquí un ejemplo de comida con precio honesto.

Ahora bien, que tenga buen precio y sea una porción grande no eran las únicas bondades de esta paella de mariscos. Tenía un delicioso sabor, abundancia de mariscos y yo que soy un comelón lo agradecí profundamente.

Es mas, les aseguro que sin importar todo lo que se diga a favor de un famoso restaurante de paellas que lleva por nombre la luna de un lugar de España, cuando yo fui salí decepcionado y si fuera la mitad de buena que la paella de Juancito yo habría vuelto donde ese otro lugar de Heredia.

Y si se preguntan, cuánto le pagó Juancito por escribir este post a su favor, les puedo enseñar la factura donde pagué por mi paella, la de mi esposa y las sangrías.

Una de las maravillas de Albero es la autenticidad de gastronomía andaluza y no solo porque su chef y propietarios son españoles. Sino porque hay platillos que en mi vida probé o vi en un menú de otros lugares, como el mármol de cabracho con cigala y ajo.

Este platillo es en resumen un paté de un pez poco común, pero delicioso. Así encontrarán un menú de opciones con dátiles, con atún curado y otras sabrosuras. No es una carta muy amplia, pero es muy interesante si lo suyo (al igual que yo) es descubrir nuevos lugares y querer volver una y otra vez luego de probarlos y pagar.

Si quieren hacer la prueba les paso los datos. Cuando asistan me cuentan y compartimos experiencias.

Albero Restaurante

Dirección: Guayabos de Curridabat, 200 metros norte de Fresh Market

Horario: Miércoles y jueves de 12 mediodía a 9 p. m., viernes y sábado de 12 mediodía a 10 p. m. y domingos de 12 mediodía a 3 p. m.

Teléfono: 8309-4681

Mármol de cabracho y cigala.

 

El pan lo hace Juancito y es una delicia. Deben probarlo.

 


Comments