Un soñador nos enseña que ahora los helados se hacen a la plancha

Fry Oh abrió sus puertas en abril en el centro de Guadalupe, Goicoechea

Los helados ahora se preparan a la plancha. Quién no lo crea tendrá que visitar Fry Oh, el emprendimiento del joven Isaac Solano Venegas.

En el centro de Guadalupe, en el cantón de Goicoechea, un pequeño local ofrece a todos los amantes de los helados la posibilidad de probar esta variedad de postre elaborados al momento.

Detrás de la iniciativa está un geógrafo de 32 años que luego de madurar varias ideas de negocio decidió invertir su dinero y dirigir sus sueños a este tipo de heladería.

La técnica es conocida como helados de rollo o helados a la plancha.

Sobre un disco que en segundos alcanza los -40º centígrados se vierte una mezcla a base de leche (entera o delactosada), el cliente puede elegir entre 17 sabores que incluye frutas naturales, galletas y nueces para agregarlo a la base.

La creación del helado es manual, luego de un intenso trabajo con espátulas se logra una base homogénea que sirve para crear los rollos. Según el tamaño elegido se agregan topings a escoger entre 21 tipos.

La idea

Isaac se inclinó por esta forma de helados luego de ver muchos videos en YouTube de expertos asiáticos, especialmente heladeros en Tailandia.

Mientras trabajó en el gobierno fue desarrollando su proyecto, ahorró y cuando terminó su contrato envió a traer la máquina.

“Yo soy geógrafo, no sabía nada de hacer helados. Al principio no me salían los rollos, pero poco a poco lo fui logrando”, nos explicó el emprendedor.

No está seguro como para afirmarlo, pero hay fuertes razones para creer que es la primera heladería de su tipo en el país.

Uno de los puntos a favor de este negocio es que los sabores del helado son tantos como de la creatividad de los clientes. Desde luego él sugiere algunas mezclas que van alcanzando más éxito entre los visitantes, para quienes quieran ir a la segura.

En esta visita probamos el de mango con coco y crema batida. Una maravilla de sabor tropical. Además una segunda recomendación fue el de crema de avellanas y fresa con toping de jarabe de chocolate.

Los precios son muy accesibles, van de los 1.000 colones a los 1.700 colones. Fry Oh se ubica frente a las oficinas del AyA en la calle principal, abre de lunes a sábados de 10 a. m. a 6 p. m. y los puede buscar en Facebook por su nombre.

También vende paletas de helados con frutas naturales y batidos, su idea es poder diversificar su oferta.

Dos elementos a tomar en cuenta, por ahora solo aceptan efectivo; lo otro es que si va en carro tendrá que buscar algún parqueo público cercano.

Le deseamos mucho éxito a este joven que decidió dejar de lado el miedo al cambio y le dio forma a su sueño.

 

 


Comments