Restaurantes del Paseo Gastronómico La Luz saldrán a la calle en diciembre

Los sábados y domingos los establecimientos de la calle 33 contarán con mesas en las afueras de los restaurantes

Una imágen que me encanta en algunas películas de ciudades importantes como Nueva York o Ciudad de México es aquella en la que que muestran restaurantes y cafés que tienen un área al aire libre, al frente de los locales.

 
Me parece lindísimo eso de poder almorzar o tomar café en una terraza y más si se trata de comida tentadora.
 
Pues esa es la idea que durante los próximos sábados y domingos de diciembre pondrán en práctica los restaurantes de la calle 33 de San José, lugar conocido como el Paseo Gastronómico La Luz.
 
Gracias al apoyo de las autoridades municipales y estatales lograron el permiso de cerrar parcialmente esa calle y poner mesas. Así lo informaron en un comunicado publicado por la junta directiva de la asociación de restaurantes del Paseo Gastronómico La Luz.
 
Mónica Mendoza, secretaria de la asociación, reconoce que el IV Festival Gastronómico La Luz fue muy triste, porque estaban muy bien preparados para atender a las personas, no obstante la fuerte lluvia cambió radicalmente los planes y les dejó pérdidas.
 

“Siempre después de la tempestad viene la calma. Ahora queremos aprovechar el verano y extendernos los fines de semana a la calle y que las personas puedan disfrutar como se hace en otras partes del mundo”, comentó Mendoza.

La actividad lleva por nombre Navidad en Escalante y puntualmente los días 10, 11, 24, 25, 31 de diciembre y 1º de enero cerrarán con vallas la mitad de la calle 33, entre las 11 a. m. y 6 p. m.
 
Durante esos días se colocarán en la mitad de la calle cerrada 75 mesas y 300 sillas, para generar un ambiente de disfrute de espacios al aire libre.
 
La secretaria de la asociación fue clara en decir que no se trata de mini festivales. La idea es innovar, ofrecer una propuesta distinta, muchos restaurantes tendrán un menú especial para diciembre e incluso algunos que normalmente los domingos cierran estarán abiertos para los visitantes.
 
 
Más que recuperar pérdidas, se trata de un plan piloto de algo que a futuro podría convertir la calle 33 en un espacio con mayores atractivos para los amantes de la gastronomía.
 
Además durante esos días la oferta gastronómica se complementará con arte y cultura en la calle. No se trata de conciertos, sino pequeñas manifestaciones en formatos acústicos.
 
Es de aplaudir el deseo de este grupo de emprendedores y su valor para pasar la página tras la tormenta (literalmente), pasar la página y buscar reinventarse.
 
Ojalá y los ticos respondan, que sea el comienzo de algo que en unos años nos permita ir cualquier día de la semana y disfrutar de muchas de las opciones excepcionales que hay en Escalante al aire libre durante el verano.
 
 
 

Comments