Quien a buen Árbol de Seda se arrima, buena comida le espera

Un restaurante para perderle el miedo a la comida vegetariana y salir con la panza llena

Hace ya varias semanas fui al restaurante vegetariano Árbol de Seda. Ahí conocí a Laura Flórez-Estrada, una chef que aunque parece un poco seria de primera entrada, conforme uno habla con ella esa idea desaparece.

Por el contrario es una persona que se nota que disfruta lo que hace: ofrecer comida vegetariana pero que tenga muy buen sazón, de porciones generosas y que salga un poco de lo tradicional.

Ella influencias de Perú, China, España y tiquicia y todo eso se suma en sus platillos. Actualmente es uno de los lugares favoritos de muchos vegetarianos que residen en San José, lo sorprendente es que ella con una sonrisa me contó que cuando comenzó no sabía nada de ser empresaria.

Aunque no dudo que le generó dolores de cabeza, lo cierto es que construyó un lugar que es referente en su segmento.

Después de hablar con ella un buen rato, de conocer que no solo es talentosa en la cocina sino que es una aventurera que dio sus primeros pasos vendiendo de oficina en oficina en la UCR.

“Cocino como me gusta comer. Le pongo amor, uso los ingredientes que me gustan como muchas semillas, muchos vegetales frescos, aderezos no pesados. Además me interesa ofrecer un menú que cambie a diario. Lo más curioso es que la mayor parte de gente que viene es carnívoro, pienso que es porque mi comida es saludable, balanceada, es muy amigable con gente que nos vegetariana”, comentó Laura Flórez-Estrada.

Para demostrarme que sus palabras no eran cuento, me recomendó probar su pan relleno de hongos y queso, también conocido como el mítico 4 x 4 (cuatro quesos y cuatro hongos).

Tenía luces y cámara lista para cuando apareciera el plato. Al verlo era claro que sería una tarea dura terminarlo por su tamaño.

Cuando empecé a hacerle fotos ella con su singular sonrisa me deseó buena suerte, me dijo que es virtualmente imposible hacerle un retrato a ese plato y que saliera apetitoso.

Lo intenté por varios ángulos pero tenía razón, tal vez su presentación no es la más fotogénica. Pero en cuanto a sabor, ve en ese campo si que no hay la menor duda.

Imagine una una crema de hongos que se la sirven dentro en un pan artesanal. Ella realiza mezcla de cuatro tipos de hongos: portobello, crimini, champiñón blanco y ostra. Luego llega una parte que los amantes de los quesos adoran, mezcla mozzarella, parmesano, mascarpone y ricotta.

El toque especial viene con el cebollino,  nueces, cebolla salteada y ajo.

Es un plato si bien parece o se dice simple, pan relleno de hongos, lo cierto es que encierra varios elementos importantes si de comer se trata.

Por un lado en verdad es generoso. Por otra parte está ese sabor que solo una mezcla de quesos sabe dar, están todos integrados en un solo plato.

Los hongos generan sensaciones inspiradas en sus texturas. Primero que nada ninguno de los hongos está sobre cocido, cada uno posee diferentes durezas y genera varias sensaciones.

Y finalmente está involucrado la posibilidad de introducir en la ecuación la posibilidad de ir comiéndose el tazón de pan.

Si se apuntan a arrimarse a un buen Árbol de Seda ellos se encuentran en barrio Escalante, 100 metros al sur y 100 metros al este de Fresh Market.

Abren sus puertas de lunes a viernes de 9 a. m. a 7:30 p. m., sábados de 8 a. m. a 3 p. m.

Teléfono: 2281-0513


Comments