Me fui de Japón a Italia sin salir de Moravia

El restaurante Home Lounge le propone a sus comensales probar lo mejor de dos de las más famosas gastronomías del mundo

Como ahorita no tengo ni el tiempo o la plata para irme de viaje por Italia o Japón, dos países que me encantaría conocer, me dije que viajar por su gastronomía sería para lo que me alcanza por ahora.

La cocina de un país es sin duda una forma más de conocerlo, en cada plato se refleja los gustos de sus habitantes, la geografía, su cercanía o lejanía de mares y tradiciones.

Y ahora qué hago, me pregunté. Bueno y qué tal si vamos a un restaurante que promete darme lo mejor de esas dos naciones, fue así como llegué a Home Lounge en Moravia, un restaurante que tiene bajo un mismo techo cocina italiana y japonesa.

Alguien me dijo, seguro son rollos de sushi con salsa pomodoro y albahaca, o incluso una pizza de wasabi. Pero nada más lejos de la realidad que me encontré.

Dicen las malas lenguas (no que ande en chismes, solo me gusta estar informado) que sencillamente a la dueña un día se le ocurrió que para evitar que cuando alguien en el grupo de amigos o en la familia no coma sushi pudiera tener otras opciones.

Entonces en lugar de decir, hoy toca japonés la otra italiano, que cada uno se pida lo que le gusta y en el mismo lugar.

Qué les puedo decir del lugar. Es agradable, al decorador le encanta el color rojo, no es formal pero tiene buen gusto y si va con la novia, esposa, querida o la mamá  en todos los casos va a quedar bien.

“Sorpréndeme” le dije al chef y no fue cuento. Me puso en la mesa unas gyosas, pero en lugar de ser hervidas, estas estaban bañadas en una salsa teriyaki espesa.

Deliciosas, pero eso sí yo les recomiendo que mejor las compartan, de lo contrario por su sabor dulzón es posible que a la tercera ya no quieran más.

Pero si de sorprenderme se trató eso lo logró el chef cuando casi le prende fuego al restaurante. Bueno no seamos exagerados, pero sí es cierto que alzó llamas mi plato.

Me sirvieron un el Beef Tequila and Fire. Este rollo es de la llamada tendencia fusión; sobre una plancha de acero casi tan caliente como los calderos del infierno sirven un rollo de sushi de ocho piezas, rellenas con lomito cocido y otros ingredientes.

Una vez en la mesa, le añaden unos hongos salteados al estilo japonés, le ponen unas tiritas de wanton y viene el toque final. Recuerdan que en el nombre este plato lleva la palabra tequila, es porque el chef frente a mis ojos roció el plato con este elíxir de la diosa Mayahuel y sin pensarlo le prendió fuego.

Aquello parecía la quema de Judas un sábado Santo, en San Rafael de Heredia. Al final el rollo tomó un sabor singular con aroma a tequila, pero con otros aromas muy japoneses. De paso los que no comen pescado crudo pueden pedirlo a ojos cerrados.

Era hora de irse para Italia. Al llegar al Viejo Continente qué mejor que hacerlo con una pasta. Usando espagueti con una salsa cremosa, un toque de rúcula y finos trozos de atún fresco fue que el chef Omar Segura hizo de mi viaje una experiencia multisensorial.

Igual hay pastas con salsas a base de tomate o pizzas. Lo cierto es que ellos buscan darle opciones a los clientes. Yo salí feliz de mi viaje, les aseguro que volveré.

El lugar está en Moravia, al frente del BAC, abre todos los días del año de 11 a. m. a las 11 p. m. y si tienen alguna duda pueden llamarlos al 2235-7148. Algunas noches a la semana tienen música en vivo por si la idea les gusta.

Si van me cuentan qué tal la experiencia.


Comments