Coma y disfrute en diciembre sin que le pase la factura

Hay pequeñas acciones que ayudarán a atenuar los efectos negativos

Seamos sinceros, todos en diciembre estamos esperando comidas que durante el año no comemos o lo hacemos poco. No está mal soñar con esos tamalitos de la abuela, con la pierna de cerdo al horno y con el rompope casero.

 

Pero también hay que reconocer que en ocasiones se nos va la mano con lo que comemos en el últimos mes del año, y una buena forma de comprobarlo es que somos muchos (me incluyo) los que entre sus propósitos de año nuevo siempre están ¡bajar de peso!

 

Como cuesta comer bien y más cuando se está ante comidas tan ricas, no obstante hay algunos consejos que nos pueden ayudar a pasar diciembre, y que en enero estos “antojitos” no nos pasen la factura o al menos que no sea tan alta.

 

Yo reconozco que lo mío es comer, por eso le pedí ayuda a una experta en el tema, la doctora en nutrición Alejandra Irola.

 

De las primeras cosas que me recomendó es que sin importar que por la noche tenga una cena especial, durante todo el día me mantenga haciendo todos los tiempos de comida. No está bien eso de saltarse el almuerzo o el café, para compensar con la cena.

 

“Debemos continuar con una alimentación saludable que incluya los cinco tiempos de comida, lo que permitirá disminuir la ansiedad y comer menos en las actividades”, explicó.

 

Antes de salir camino a la fiesta es oportuno realizar una merienda como un yogurt y así llegaremos con menos hambre.

 

En su experiencia la especialista me contó que en esta época hay algunos alimentos que incluso llegan a aportarnos más azúcar y calorías en diciembre como lo son los postres, cócteles y bocadillos con coberturas dulces o de chocolate.

 

Y la torta no está en comerlos, sino en abusar. Con el tiempo las consecuencias las pagamos cuando el pantalón no nos cierra, con un subidón en los triglicéridos y enfermedades.

 

“El exceso de alimentos altos en  azúcar y grasa pueden llevar a un aumento de peso, a corto y mediano plazo, este aumento de peso estará directamente relacionado a enfermedades cardiometabólicas como presión alta, colesterol y triglicéridos altos, diabetes, enfermedades que en nuestro país son frecuentes son de las primeras causas de muerte por enfermedad”, comentó la doctora Irola.

 

Una vez en una actividad del colegio un profesor en confianza me dijo: “Aproveche ahora que es joven, porque a mi edad lo rico o es pecado o te enferma”. Si bien es cierto era una broma, lo que sí reconozco es que debemos cuidarnos no solo pensando en el presente, sino en el futuro.

 

 
 
 

Comments