Cinco datos curiosos que explican por qué este vino cuesta más de ¢600.000

Esta bebida se importa a Costa Rica principalmente para tres clientes de las tiendas Vinum

En una visita de un par de semanas atrás pasé por la sección francesa de vinos de la tienda Vinum en Curridabat y me llamó la atención ver que una etiqueta indicaba que una botella de vino tinto de Château Palmer costaba poco más de ¢600.000 colones.

Lo primero que pensé es que era un error en la etiqueta y añadieron un cero adicional. Pero no señores, ese era el precio.

En ese momento me llegaron muchas preguntas pero ante todo me cuestionaba por qué esa botella de vino de Burdeos costaba esa cifra que al menos yo pagaría solo si me gano el gordo en diciembre.

Por suerte pude hablar con Fernanda Tortós, encargada de temas de cultura del vino en las tiendas Vinum y me contó los 5 datos curiosos que explican el por qué de su precio:

  1. El vino Château Palmer pertenece a una selecta clasificación denominada Primeros crus establecida en francia en 1855 que básicamente indica que una porción muy específica de un viñedo tiene las condiciones “perfectas” y eso hace que los vinos que se producen a partir de esas uvas son superiores.
  2. Es un vino que tiene la capacidad de guardarse por periodos que van de entre 15 a 20 años y que con el paso del tiempo evolucionan favorablemente.
  3. Se importa en pequeñas cantidades, comparados con otro tipo de vinos, específicamente para tres clientes que son fieles a esta etiqueta Château Palmer. Aunque está disponible para cualquier otro amante del vino francés.
  4. Su cultivo se cuida con detalles microscópicos, al punto que en el caso del Château Palmer 2008 (a manera de ejemplo) su productor le puede explicar al consumidor que el 14 de setiembre experimentaron en el viñedo un viento del norte muy especial que ayudó a superar condiciones climáticas adversas para la plantación.
  5. El resultado es un vino elegante, con balance perfecto de un color carmesí y un postgusto “tremendamente” largo en boca.

Creo que por lo pronto no este Château Palmer no será mi próxima elección cuando visite las tiendas Vinum. aunque les cuento que resultó aún más sorprendente para este bloguero descubrir que hay una etiqueta española cuyo costo está cercano a los ¢800.000.


Comments