Casa Cambalache: El sueño de una cocina hecha con amor

El restaurante y cafetería se encuentra en Los Yoses; su oferta complace a veganos, vegetarianos y a quienes disfrutan las proteínas de animales

Todos dijimos alguna vez “cuando sea grande yo…” y posiblemente aún muchos seguimos esperando cuándo llegará el momento de hacer realidad esas palabras.

Posiblemente Cristina Aravena Bergen alguna vez, con un café en su mano y escuchando una milonga, soñó con tener un espacio donde compartir su filosofía de usar productos orgánicos a la hora de cocinar y compartirlo con personas que lo valoren.

En las paredes de una oficina tal vez parecía una locura, pero ella un día decidió pasar de las palabras a los hechos.

Detalles más, detalles menos lo cierto es que un par de años atrás abrió Casa Cambalache. Primero estuvo en Casa Arcoiris, y actualmente está en Los Yoses, en la que décadas atrás fue la casa del artista Teodorico Quirós.

Cafés restaurantes hay muchos en San José, eso es cierto. Cambalache no es ni el más fino (ni le interesa en serlo) ni el que busca ofrecer las últimas tendencias moleculares y de altísima cocina del mundo.

Lo de Cristina es hacer comida con amor, diferente, que salga del corazón y muy rica.

Hay algunas reglas en Casa Cambalache, la primera es que no hay menú. En su lugar ella cada mañana, con un café o chocolate en mano, se pregunta de qué tiene ganas y junto a su cocinera Violeta Pacheco le dan forma.

El fruto del trabajo de estas dos cocineras lo anotan en una pared del lugar y así los comensales se informan cuáles son los platillos del día. Y bueno la tecnología también les ayuda, por eso cada mañana una vez elegido lo de comer, lo comparten en Facebook.

Otra de las reglas de Cambalache es que los lunes y martes la oferta es especial para veganos. Los miércoles la carne aparece en el menú y los jueves y viernes el pescado es el rey.

“Somos fusión, usamos productos integrales, orgánicos en lo que se puede, aún más ecológicos, por eso también apoyamos la producción nacional siempre dando la opción de dar algo a todos los paladares”, dijo la propietaria.

Para Cristina Aravena mantener esta filosofía de libertad le cobra factura. Hay clientes que no se adaptan a esa idea de no saber qué tendrán en el menú, pero a ella y gracias a su fuerza combinada con constancia eso se le olvida rápido cuando ve a muchos otros que disfrutan y son visitantes fieles a su Cambalache.

¿Por qué de su éxito?, esa pregunta me la hice por varios días. La respuesta a la que llego es: diversidad. Ella tuvo la oportunidad de viajar por el mundo gracias a su trabajo, conoció Europa, Asia y desde luego América.

Toda esa experiencia se mezcla en cada platillo, a veces con un platillo muy propio de alguna gastronomía como bien lo puede ser su tortilla española o en ocasiones fusionando sabores de alguna parte del mundo con los productos locales y de esa forma crea algo irrepetible.

“No nos hacemos millonarios, pero disfrutamos de cocinar cada mañana y el imaginar qué va a sentir cada cliente al probar lo que hacemos. Prefiero esto mil veces a sacar 100 platos iguales, pero claro es un eterno aprendizaje. Soy arquitecta de profesión y dentro del plato está mi visión de un plano arquitectónico”, finalizó la cocinera, arquitecta, propietaria y soñadora.

Si algo no tan bueno tuviera que decir de este lugar es que solo abren de lunes a viernes para el almuerzo, de 12 mediodía a 3 p. m. y luego un par de horas adicionales para el café.

Quienes se antojen a visitarlos los pueden visitar en Los Yoses, de la tienda Arenas 200 metros al sur y  75 metros al este. También pueden llamarlos al teléfono 2253-2794.

 


Comments