Novillo Alegre Lindora: Cuando falta algo pero no sabes qué

El local de este sector del oeste de San José es atendido por Martín Aldaburu, el fundador de lo que ahora es una franquicia

Espero no ponerme a cantinflear con lo que quiero decir. Alguna vez les pasó que prueban algo de comer, todo se ve bien, pero algo no está bien. Como que algo falta, pero no saben justamente qué.

Bueno eso es lo que me pasó a mí en una reciente visita a El Novillo Alegre, en Lindora. Todo estuvo bien, la atención, el tiempo de espera por la comida, el tamaño del corte, pero pese a todo algo me faltó.

Vamos por partes. Yo siempre antojado me pedí una entrada de de mollejas de res (8.900 colones) como entrada y un bife de chorizo (200 gramos, 12.490 colones) término medio acompañado de papas fritas y vegetales como plato fuerte.

Insisto que el servicio impecable, la mesera atenta, oportuna y dispuesta a ayudar. Un buen ejemplo fue la gentileza con la que ayudó a regresar las mollejas a la cocina para que estuvieran mejor cocidas para el gusto de este sartenista.

Estas vienen en una porción generosa. Le recomiendo si va a hacer las que yo, de pedirlas como entrada, lo mejor es que las comparta porque de lo contrario podría resultar una porción muy grande.

Algunos no se sienten a gusto con las mollejas, pero sinceramente si están bien cocidas, algo tostaditas, son maravillosas.

Del bife de chorizo puede contarles lo bueno, lo malo y lo que me llamó la atención. Comencemos por lo malo, eso sería las papas fritas con que se acompaña.

Mi hipótesis es que se trata de unas papas fritas de esas precocidas y congeladas similares a las de algunos restaurantes de comidas rápidas. Estoy seguro que podrían ofrecer algunas mejores.

Lo bueno es el tamaño del corte, son 200 gramos de carne jugosa y en el término que se le pidió a la mesera. Ahora bien lo que me llamó la atención: el sabor.

Y es aquí donde me falta experiencia (por eso no soy un crítico de cocina, sino solo un comelón que cuenta sus experiencias). Siento que a la carne le faltaba algo, que su sabor no era el de otros bifes de chorizo que he probado.

¿País de origen de la carne, manipulación, la forma en que se crió la res, condimentación? no lo sé, solo tengo claro que aunque estaba en el punto que la pedí y era de buen tamaño, no fue ese corte que me hace suspirar como suele ocurrir.

También es muy posible que el problema no sea la carne sino yo, que mi paladar esa noche no estaba de mi lado. En fin…

Les cuento que eso no hizo que dejara de visitar el lugar o alguno de los otros restaurantes que conforman esta cadena de establecimientos fundada por Martín Aldaburo.

¿Cuál es su experiencia en El Novillo Alegre?

 


Comments