¿Descuentos reales o puro cuento comercial?

Los sistemas de descuentos con tarjetas, cupones o sitios web son cada vez más populares en Costa Rica

Vamos a ver si comparten mi hipótesis. Cuando alguna tarjeta de crédito o sistema de cupones pone en marcha un descuento aplicable en restaurantes, algunos de estos negocios incrementan los precios para que exista una sensación de ahorro cuando se pague. Sin embargo al final se paga el mismo monto.

 

Insisto en que se trata de una hipótesis, una idea lanzada al aire o mejor dicho a la Internet. Lastimosamente no tengo pruebas para poner las manos en defensa de mi teoría, pero si tengo sospechas muy fuertes.

 

No me interesa señalar ni a emisores de tarjetas o restaurantes en específico, sin embargo estoy seguro que usted estimado lector y amante de ir a comer rico a los restaurantes me entiende de lo que le hablo.

 

Solo así uno se explica que en algunos lugares existen platillos de 13.000 colones, 20.000 colones y hasta  27.000 colones cuando en negocios similares en estilo, ubicación y gastronomía cuestan 9.000 colones, 13.000 colones y 18.000 colones.

 

También recuerdo escuchar quejas como esta: cuando entra en vigencia una de estas promociones sí les realizan el descuento, pero el platillo que recibe es de una porción más pequeña que lo habitual.

 

Durante una conferencia de prensa a la que asistí recientemente un empresario comentó de un negocio de carnes que ingresó a un sistema de descuentos.

En ese ejemplo, no se si hipotético o real, el propietario del lugar incrementó los precios de todo el menú para que los comensales que llegan a aplicar el descuento terminaran pagando el precio regular.

 

Sin embargo, los clientes habituales que no tenían la tarjeta para el descuento se toparon ante un aumento significativo del precio del mismo producto que consumían regularmente.

 

El resultado, según la persona que comentó el ejemplo, es que los clientes regulares no volvieron y una vez que finalizó la promoción los nuevos clientes no regresaron.

 

En torno a este tema me surge una interrogante, qué tanto serán ¿descuentos reales o al final son puros cuentos comerciales?

¿Cuál es su experiencia con estas promociones?, me encantaría conocer su opinión.

 

*Foto con fines ilustrativos y porque me encanta la olla de carne.


Comments