Comida corrida de México: Lo más similar al casado del tico

Cuando conocí México en el 2014 probé comidas inolvidables y otras que no me entusiasmaron pese a su fama en ciertos estados. Pero de algo estaba seguro, tenía que existir algo que fuera el equivalente al casado de los ticos.

¿A qué me refiero?, a una mezcla de alimentos de consumo cotidiano, a lo que comeríamos si fuéramos a una soda, al mercado.

Recientemente volví a México a visitar a mis buenos amigos Joel Salazar y Alejandra Chaparro. Con ambos recorrí distintos estados y en un par de veces me llevaron a aclarar esta duda. La respuesta a mi consulta se llama: comida corrida.

Esta comida es lo usual para el almuerzo. No es tan rígida como en el caso del casado que siempre lleva arroz, frijoles, ensalada y alguna proteína como punto de partida.

Ellos son más libres, pero hay patrones que se repiten. Por ejemplo incluyen el equivalente a una entrada, seguido del plato fuerte y bebida. Otro detalle importante es que tiene un costo bajo o razonable, como para que muchas personas pueden preferir ir por una comida corrida en lugar de llevar almuerzo al trabajo.

Mi debut con una comida corrida fue en el colorido pueblo de Guanajuato. En el restaurante Truco 7 y por 70 pesos (unos 2.100 colones) disfruté un almuerzo que incluyó una crema de elote, un cóctel de surimi (digamos que un ceviche de surimi), pescado empanizado con ensalada y de beber se puede optar por gaseosa, natural o cerveza.

El lugar no es precisamente el más fino restaurante, pero les aseguro que estaba llenísimo y con gente haciendo fila para ingresar.

De regreso al estado de Jalisco volví a sentarme frente a frente con una comida corrida. En este caso con una entrada de guacamole, un plato fuerte con arroz blanco, cochinita pibil (un guiso de carne de cerdo mechada), verduras hervidas, tortillitas tostadas y tortillas de maíz recién elaboradas.

Esa fue mi combinación, pero como en una soda de mercado, uno puede cambiar la proteína, la guarnición y los carbos. Todo por 70 pesos, eso sí al pagar con tarjeta te recargan un extra del 3%.

Esta segunda oportunidad fue en un mercado pequeñito, al lugar llegan personas que trabajan en oficinas lo mismo que los propios empleados del mercado.

Me queda claro que parte del éxito es el precio. Incluso llegué a ver rótulos de comida corrida por 55 pesos (unos 1.700 colones), además de cocinar gran cantidad y tenerla lista para servir conforme llegan los comensales.

Siendo México un país tan grande no dudo que puedan existir otras opciones similares a la comida corrida con otros nombres. Pero en mi experiencia esta fue el equivalente al casado.

¿Probaron alguna vez la comida corrida?

 

 

 

 


Comments