Casa Dominga: Para gustos los colores

El restaurante se encuentra en una hermosa casa de madera del siglo pasado en Santo Domingo de Heredia

Nadie es dueño de la verdad absoluta en temas gastronómicos. Soy el primero en afirmarlo y como comelón profesional que le encanta ir descubriendo nuevos lugares lo tengo claro cuando escribo una entrada del blog.

Por qué digo todo esto, porque tengo que contarles que visité Casa Dominga, en Santo Domingo de Heredia y salí sin interés en regresar.

El lugar lo ubicaron en una hermosa casa de madera que parece de mitad del siglo pasado. Sus paredes blancas se combinan con hermosos detalles decorativos, tanto que es imposible resistirse a tomarle alguna fotografía.

La atención es buena, cortés y oportuna. Fui un domingo, de esos en que uno sale a explorar nuevos lugares y comer rico.

Lo primero que me llamó la atención es que solo tenían un plato fuerte: roast beef con vegetales, además de unas papas fritas y sazonadas. Como entrada incluye una crema de verduras, además de un refresco natural y postre.

Si no se estaba a gusto con esa alternativa, el plan b era un emparedado de roast beef.

La espera fue amena, uno se entretiene mucho disfrutando de la decoración, recuerdos y detalles que son singulares. Luego comenzó a llegar la comida; la crema bien.

Con el plato principal los vegetales y las papas muy sabrosas, pero la carne roast beef no me agradó. No se parecía en nada a este tipo de corte que he comido en otros restaurantes, pero me dije, no los conozco todos.

Cuando lo probé descubrí que la salsa estaba muy rica, pero la carne no era lo suave que yo esperaba de este corte. La porción era generosa eso hay que resaltarlo, pero la carne siento que pudo estar más suave como se prepara en otros lugares.

La razón por la que llegué a la conclusión en que no volveré luego de pagar 11.000 colones por este plato del día, es que basado en experiencias en otros lugares de cocina artesanal donde pagando precios inferiores recibí mucho más en cuanto a calidad y variedad, siento que el precio está sobrevalorado.

No dudo que si los gentiles propietarios y chef del lugar estuvieran a la par mía me puedan decir que para ellos ese es el precio justo por su comida, su tiempo y su experiencia. Y yo les diría que tienen toda la razón, para ellos posiblemente lo sea.

Sin embargo cuando por menos dinero he comido ensalada, sopa, dos guarniciones de vegetales, dos carbohidratos y roast beef trinchado, batido de frutas natural, postre y café es cuando siento que la relación precio-producto de Casa Dominga no es de mi interés.

Por eso creo que para gusto los colores, nadie me obliga a repetir y no dudo que para muchos otros la experiencia sea distinta.

Cierro diciendo que el postre un cheesecake se veía lindo, pero su estilo no era lo mío. Le faltaba queso Filadelfia o queso crema, estaba como seco.

Casa Dominga se encuentra 400 sur y 175 este de la basílica de Santo Domingo, su teléfono es el 2244-9710.

Si ya fueron me encantaría conocer sus experiencias, ver si coincidimos o estamos enfrentados en puntos de vista. Y si van por favor me cuentan cómo les va.

La decoración es muy llamativa.

 

Crema de verduras

 

En el lugar tienen muy buen gusto para decorar.

 

El postre es un cheesecake.


Comments