Que hijuemialma chupe de camarón más delicioso: Go Fish y su menú Boquerón

Que bonito es llegar a un banco público con poco tiempo, no encontrar fila y que te atiendan con una sonrisa sincera. Esa misma sensación, o aún mejor, la viví esta semana al probar el chupe de camarones del nuevo menú Boquerón, de Go Fish.

Si el término le suena desconocido, le cuento que un chupe es (en palabras mías que no soy chef) una sopita pero concentrada, que usa papa para darle un poquito de espesor y que en este caso se hace con camarones.

Cuando la probé de inmediato recordé por qué me encantan los mariscos: Por su delicadeza, cada cucharada era como una caricia a la boca, un ligero sabor dulcito y luego esa intensidad del sabor a mar. Como dijo (más o menos) Gastón Acurio, un chupe es como la abuela que nos abraza tiernamente.

La segunda sorpresa que me dejó fue que tenía generosos trozos de camarones, de esos que se disfrutan al masticar en la boca y por último y no menos importante su precio: ¢4.000 (impuestos incluidos).

Quisiera decir otra frase, pero mi mamá me enseñó a no ser mal hablando en público, por lo que solo diré: ¡Que hijuemialma chupe más delicioso! 

Menú Boquerón

Ese plato (el chupe) es una de las 18 opciones que incluye el nuevo menú Boquerón. Pero ¿qué es exactamente el menú Boquerón?: Es un plato o versión más pequeña en cantidad, de las recetas que normalmente ofrece este restaurante de mariscos Premium.  

Llámelas bocas, tapas, platos mini, antojos o como le suene más bonito. En total son 14 e incluye platos fríos como un tartar de atún, pinchos de opciones variadas como el pulpo, tacos tempurizados o mini balde de mariscos. Adicionalmente una opción de cerveza Heineken en cañita, sangría, gin tonic y mojito.

«Cuando la probé de inmediato recordé por qué me encantan los mariscos: Por su delicadeza, cada cucharada era como una caricia a la boca«

Cuando le pregunté a Alberto Cubero, el chef que se encarga de que todos comamos rico en Go Fish (y bueno socio fundador, mente creativa, pescador y apasionado de los mariscos pero a él no le gusta que le digan todo eso) me explicó que hay algunos elementos clave para entender ¿por qué el menú Boquerón no es un simple menú de bocas?

Primero: se usan los mismos mariscos Premium que se emplean en todos los platos ya conocidos del restaurante. Segundo: aunque es una versión más pequeña (de nuevo, llámelo boca, tapa, antojo, etc) no deja de ser generosa y por último e importante los precios. Estos son muy buenos, tomando en cuenta dónde estamos comiendo.

Para darles una idea uno de los platos de precio más accesible es el tartar de atún y es de ¢2.800 y el de mayor precio alcanza los ¢4.500 como es el pincho de pulpo cocido a las brasas y acompañado de salsa de nuez, servido sobre unas papas bravas al chimichurri, en todos los casos ya con todos los impuestos incluídos.

Recomendaciones a ojos cerrados

Desde luego que para hablar y comer pescado hay que tener mucho cuidado, por eso les voy a hablar y recomendar a ojos cerrados algunos de los boquerones que probé y si es amante de los mariscos debería probar.

Tataki de atún: Este plato es especialmente creado para los amantes de los pescados y la comida japonesa. Es sashimi (rebanadas finas) de atún al que le dan un toque especial al ponerles una cobertura de semillas de sésamo y salsa de soya wasabi. 

La porción es generosa, es una delicia la sensación y aroma del sésamo, la salsa lo realza y si además lo acompaña con una bebida la experiencia es completa. Es como decirle al paladar: sienta el sabor, la textura y el ligero crocante.

Ceviche: No necesita mucha explicación. Pescado de temporada, un trozo de aguacate, algo de cebolla y a gozarla. Lo rico es que el pescado es firme, se siente que se preparó recientemente, es ácido, pero con un buen balance.

Almejitas Go Fish: En un tazón o bowl (como le guste más decirle) llegan almejas que se saltearon en una salsa de mantequilla y ajo. Recomendación, olvídese de los buenos modales y cómaselas usando las manos; usted la agarra, se la lleva a la boca y le da una chupadita. 

Si se quiere poner creativo tome uno de los panecitos que trae, le pone un poco de la salsa y unas almejas y se hace un montadito maravilla.

Tacos de pescado: Me encanta la idea de decir que a un buen taco por su tortilla lo conoceréis y este taco de Go Fish en serio que me gustó porque aguantó un buen trozo de pescado tempurizado, una ensalada criolla, salsa de culantro y nunca se desarmó. La porción trae dos tacos y les aseguro que muchos con este Boquerón y una cañita y quedan bien.

El pescado estaba cocinado de forma impecable, se nota que ellos saben trabajar con mariscos. El rebosado era agradable para darle ese toque crocante, sin ser muy grueso y la salsa le daba un poquito de sabor extra, sin que se pierda el gusto del pescado.

Camarones Thai Crispy: Unos camarones rebozados, bien cocinaditos y los sirven sobre una salsa estilo Thai, esto es con su toque de soya, de ligero picante y otros secretos del chef Alberto.

Tartar de atún: Una combinación de delicioso atún, mango y aguacate con una salsa asiática. Es lo dulce, lo salado, lo cremoso y ligeramente ácido en cada bocado.

Experiencia

Una de las cosas por las que Go Fish se preocupa mucho es por que los comensales encuentren una bebida idónea para cada comida. Para eso trabajan mucho capacitando al personal y sin que ellos sean sommeliers, saben cuál vino recomendar según el plato. Y no solo vino, también cañita y hasta bebida natural.

Cuándo le pregunté a Alberto por qué crear el menú Boquerón, cuando ya tienen un menú de platos fuertes y entradas muy consolidado. Él me aseguró que una de sus experiencias en estos años de Go Fish es que el cliente disfruta de lo nuevo, de renovar, de sorpresas o como lo resume el chef “de experiencias”.

Por eso el menú Boquerón está disponible a partir de las 3 pm, pensando en quienes buscan esa excusa perfecta para hablar, picar algo y tomarse una bebida.

Otra de las características de este boquerón es su versatilidad para que dos o más amigos, familiares, compañeros, pidan cada uno alguna opción y se pueda compartir.

A mis 40 años, que es nada, les puedo asegurar que la experiencia vale la pena. Si usted disfruta de una atención buena, de un lugar bonito, de ingredientes de calidad, de fusiones culinarias, entonces este menú le encantará.

Go Fish tiene 3 locales. Uno en Guayabos de Curridabat, el local en Plaza Antares frente a la rotonda La Bandera y uno más en Escazú, en Distrito 4. Además tienen un Food Truck que pueden llevar a actividades privadas o empresariales.

Los encuentran en redes como @gofish_seafoodco en Instagram o en Facebook como @gofishseafoodco y el teléfono 2272-7154.

Dato curioso

El boquerón es un pez de no más de 20 centímetros. Muy popular en el mediterráneo y se suele comer empanizado o con aceite de oliva y sal. Cuando se sala y se pone en conserva se le conoce como anchoa.

Este pez en un tamaño pequeño que ofrece un gran sabor del que uno se enamora cuando lo prueba. 

De ahí viene un poco el nombre del menú Boquerón, porque son porciones pequeñas (aunque en realidad como les dije no so tan pequeñas) y de gran sabor, como el pez.

Alberto Cubero, chef ejecutivo de Go-Fish Seafood Co. Hablando de El Boquerón. Esta experiencia está genial!!!

Posted by El Sartén Caliente on Tuesday, March 3, 2020

Comments

Agregar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *