Lupulus: De los tacos a la hamburguesa de pollo

Este restaurante de barrio Escalante tiene un menú con mucho por explorar, por eso fuimos más allá de sus deliciosas hamburguesas

Había una vez un emprendedor que deseaba tener una tienda de cervezas, desde luego que tenía que tener comida.

Abrió sus puertas en San Pedro, paulatinamente creció y su menú de alimentos creció y sus propuestas fueron cada vez más arriesgadas. Fue el primer lugar donde probé una hamburguesa hecha con carne de búfalo, aun lo recuerdo.

Hasta que un buen día Eddy Fernandez se dijo que había que explorar algo más, sabía que podía crecer y competir en un mercado donde cada vez más ticos ofrecían productos artesanales.

Le llegó entonces el momento de dar el paso y se fue para barrio Escalante. Ahí ofrece su menú de cervezas de muy distintos estilos y con muchas comidas por explorar. En su restaurante uno puede disfrutar desde comidas “para picar”, hasta unas enormes hamburguesas.

Y por esa razón, la buena comida y birra más la historia de este emprendedor, es que El Sartén Caliente regresó en varias ocasiones para explorar en el menú de Lupulus Beer Shop.

En trío mejor

Por primera vez en mis visitas a Lupulus decidí darle una oportunidad a sus tacos. En total son seis opciones y se pueden combinar. Yo pedí algo fuera de lo habitual, el vegitalian: Un taco vegetariano que lleva sobre la tortilla de harina queso ricotta, hongos al balsámico, chile morrón y culantro.

Desde luego que quien come carne siempre pedirá alguna opción con proteína, por eso también le di la oportunidad al taco de pollo psicotropical que tiene una mezcla de lechuga y tomate, salsa psicotropical de mango y piña y desde luego pollo empanizado.

Por último un taquito de crispa panko, ellos toman camarones y los rebosan en panko japonés, luego lo acompañan de lechuga y tomate y lo rematan con salsa chipotle. Los precios por parejita de tacos va desde los ¢3700 a los ¢4700.

Mi favorito fue el vegetariano, me encantó la combinación del queso ricotta combinado con ese chile morrón asado y la textura de los hongos. Es una experiencia delicada, suave, pero ante todo deliciosa y no, no es necesario ser vegetariano para difrutarlo, porque yo que soy un amante de la carne lo probé y me encantó aún más que el de camarones que es uno de mis mariscos favoritos.

Bowl de carnita

No recuerdo exactamente cuando fue que en el país se pusieron de moda los bowls, lo cierto es que se convirtieron en una alternativa para quienes disfrutan combinar distintos sabores, texturas y productos de temporada.

En este viaje hasta Lupulus Beer Shop nos recomendaron el Cali Bowl (¢7250) que lleva una base de arroz blanco aromatizado con limón y culantro. Uno selecciona una proteína entre camarones al panko, lomo de entraña a la parrilla o pechuga de pollo parrillada.

Además, se acompaña con frijoles rojos, pico de gallo, aguacate y maíz rostizado.

Es una opción generosa, el bowl es grande y llega bien cargadito, algo que los comelones como yo valoramos ampliamente.

En la visita disfruté de la versión con entraña, término medio y la verdad es que estaba de pedir aún más por su buen sabor.

Personalmente me encantó el toque rostizado del maíz, porque contrasta con el cítrico del arroz aromatizado y el pico de gallo.

Con pollo

En cada visita anterior probé una hamburguesa, por eso en la más reciente visita no podía ser diferente.

Claro, sí existe una manera de hacerlo algo distinto y fue ordenando una hamburguesa o sándwich de pollo llamada la Bringing Mexi Back (¢6300) Que pone entre dos panes de hamburguesa un filete de pechuga de pollo empanizado, lechuga, tomate, aguacate, deliciosa tocineta, queso mozarella.

El toque especial de esta creación es la salsa mexi-tropical de la casa a que combina piña y mango de este hermoso país con un toque picante del chile chipotle.

El filete de pollo es grandote y combina muy bien con la tocineta. La combinación con la salsa me pareció más que buena, porque el chile con sabores tropicales va de maravilla.

Desde luego el toque semi picante, como menciona el menú, es algo que solo los que valoramos el chile disfrutarán. Por supuesto que la podés pedir sin esa salsa pero ya no será lo mismo. 

Esta, como todas las otras, se acompañan de papas fritas, o camotes fritos y alguno de los aderezos de la casa.

En resumen: Visiten Lupulus, es muy muy muy probable que les encante y ellos siempre están dispuestos a buscar como complacer a los comensales. Un ejemplo, cualquier hamburguesa te la pueden hacer vegetariana al cambiar la proteína animal por hongo Portobello.

Lupulus Beer Shop se encuentra en barrio Escalante, calle 35, avenida 9, ellos abren de martes a domingo, los podés llamar al 4030 7009 y buscar en Facebook e Instagram como @lupuluscr 

 

 

 

 

 

 


Comments

Agregar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *