Chung San en Puntarenas: Deliciosa comida china

La comida china está llena de variantes, de sabores, de técnicas y cuando se le toma el gusto normalmente uno se enamora.

Por lo cerca que la tenemos en ocasiones (incluso en nuestro barrio, urbanización o alameda) le perdemos de vista todo lo que nos ofrece.

Yo me declaro amante de la comida china y por eso no lo pensé dos veces para viajar de San Rafael de Heredia hasta el corazón de Puntarenas. Fui y regresé en unas horas hasta el Paseo de los Turistas para probar parte de la propuesta gastronómica del restaurante Chung San.

Detrás de este icónico restaurante porteño está Siumen Casaw Chiu, hijo de migrantes chinos nacido en este bello país. En el restaurante que fundó su padre décadas atrás ofrece desde luego aquellos platillos que conocemos de toda una vida: Arroz frito en muchas formas, wantán y platos de fideos fritos.

Pero este chino-costarricense, que a veces pareciera el más porteño de los porteños, también sabe reinventarse y tomar productos locales para darles ese toque de la cocina de sus antepasados.

Una entrada clásica

Para recordarnos un platillo de los de siempre una entrada de wantán (también llamados wonton won-ton y hasta wantoon en diferentes lugares). Estoy seguro que todos los conocemos, es esa pasta delgada de harina que se rellena con camarones o pollo y se suele servir frita. 

Wantán con camarón.

Lo aparentemente sencillo suele requerir mucho trabajo. En el caso de estos wantán la ciencia está en encontrar el punto exacto de cocción donde la pasta se vea dorada, quede crujiente y no sobre cocida.

Un toque especial del Chung San es su salsa agridulce que le acompaña. Tiene una agradable combinación entre lo dulce y lo cítrico. Hace que uno pueda ponerle a la pasta y se disfrute mucho.

Destaca ese punto de cocción realmente bueno y la pasta por sí sola tiene buen sabor. Desde luego que al mezclar la salsa con el wantán se logra una mezcla de sabores exquisita al paladar por sus camarones y ese agridulce líquido.

Pulpo

Llegó el turno de algo nuevo en el menú. Un plato de pulpo del Pacífico en salsa de frijol de soya. Se acompaña de tofu frito y se sirve sobre una cama de repollo chino. 

Hay que decir que el pulpo tenía ese punto de cocción que los buenos cocineros saben darle. Firme, sin ser una chancleta y suave sin ser un chicle. Este fruto del mar llega en trozos y gracias a esa salsa de frijol de soya logra un resultado final realmente sorprendente, diferente y tentador.

Pulpo en salsa de frijol de soya acompañado de tofu frito.

Se acompaña con arroz blanco, combinación ganadora. Su sabor es ligeramente dulce, una vez más la comida china sorprendiendo en ese balance de sabores. El tofu rebozado y frito aporta una textura diferente en la boca y le reduce ligeramente las notas dulces.

El repollo chino está ahí para aportar crocante, frescura, va más allá de ser solo un adorno.

El resultado es un plato que nos recuerda por qué este restaurante lleva varias décadas en el gusto de los comensales.

Pescado

Un tercer plato para esta visita al Chung San fue su pescado rebosado en salsa agridulce y acompañado con arroz blanco al vapor.

La carne del pescado llega perfectamente cocida, trozos de buen tamaño de carne blanca que tienen ese clásico sabor a la pesca fresca. El rebozado o empanizado en un punto donde le da un ligero crocante pero sin ser muy grueso que haga que uno quiera quitarlo.

Pescado en salsa agridulce

Por su parte la famosa salsa agridulce del Chung San aporta contraste en el paladar. La verdad es que podría comerme toneladas de este pescado, porque todo es bueno en este, textura, cocción, sabor, guarnición.

Destaca en el plato el uso de congrio, un pescado que al que no siempre le damos espacio en nuestra cocina por ser un poco desconocido. Es una buena forma de aprovechar los recursos propios del Pacífico costarricense, en lugar de consumir otras especies sobre explotadas.

Es muy valioso ese uso responsable de los recursos marinos que hace Casaw. Como buen porteño sabe que hay que cuidar el océano para que no mueran sus recursos por la sobreexplotación. 

Al mismo tiempo, el dar a sus comensales congrio es una forma de animarlos a probar otros pescados ya sea en el restaurante o bien cuando visiten una pescadería o supermercado y necesiten llevar para preparar en casa.

Buen viaje

Sin duda realizar el viaje a Puntarenas fue una linda experiencia. Por un par de horas cambió mi entorno, comí delicioso y conversé con un cocinero apasionado.

Me gustó mucho ver cómo aplican los protocolos de salud para que la visita sea lo más segura posible. en el lugar emplean solo el 50% de la ocupación y hay abundante alcohol en gel.

Actualmente el restaurante Chung San está dentro de las instalaciones del Hotel Tioga, en el segundo piso. Eso le ofrece al comensal una hermosa vista de la playa, aunque por estos días hay que decir que la Perla del Pacífico luce con muy poco tránsito, pocos visitantes y duele ver tantos comercios con poca actividad.

Si van al Puerto deberían de darle una oportunidad a este restaurante, pero por favor atrévanse a pedir algo diferente al usual arroz frito y lo agradecerán en el estómago.

El horario del lugar es de domingo a domingo de 12 mediodía a 8 p. m. Están 800 metros al oeste del muelle de cruceros, frente a la playa. Teléfonos 2661-0194 y 8827-1439.


Comments

Agregar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *